En los meses de invierno y sobre todo en regiones muy frías o instalaciones a gran altura, el riesgo de congelamiento de cañerías se convierte en un verdadero problema.

Estas tuberías, normalmente de plástico o metal, no poseen la elasticidad suficiente para soportar la presión que ejerce la expansión del agua al congelarse, y en consecuencia pueden estallar. Las uniones suelen ser puntos afectados. 

El mantenimiento de tuberías en invierno es una de las tareas principales a llevar a cabo en  plantas industriales y habitabilidades. Con la llegada de las bajas temperaturas y las heladas, el frío puede causar importantes daños en las instalaciones que contienen agua u otros fluidos, provocando cortes en el suministro, gastos de reparación y consumos innecesarios. Por eso, la prevención es tu mejor aliada para que nada de esto ocurra.

¿Qué pasa si se congelan las tuberías?

Puede que pienses que no pasa nada porque se congelen las tuberías. Sin embargo, debemos advertirte de que el congelamiento es peligroso. Cuando el agua se congela dentro de los tubos, se expande. Esto es debido a una extraña propiedad del agua, donde su volumen es mayor congelado que en estado líquido. Y esto puede causar grietas y hasta roturas. Por supuesto, a continuación te diremos qué hacer si se congelan las tuberías, pero lo primero que habría que intentar es que no se congelen.

¿Cómo evitar el congelamiento de cañerías?

Si vas a pasar mucho tiempo con agua estanca y sin uso potencial, lo mejor es que cierres la válvula de paso y vacíes el sistema. Como es lógico, cuanta menos agua haya dentro de las cañerías, menos posibilidades de congelación hay. Además, aunque se congelen, el agua, al ser poca, tendrá espacio para expandirse y no romperá el tubo. O, por lo menos, es menos probable que lo rompa. Otra opción es cubrir las tuberías, sobre todo las exteriores, con aislante. Hay aislamiento de espuma elastomérica para esta función y aislantes de fibra de vidrio muy asequibles y fáciles de instalar. Se trata de una inversión muy pequeña para el beneficio que te otorga.

¿Por qué el aislamiento es un buen aliado para evitar el congelamiento?

La respuesta técnica, es que reduce la transferencia térmica, reduciendo la velocidad de perdida de calor del fluido. La respuesta sencilla es que se genera un efecto de "térmo de agua", si, el mismo efecto del termo que tenemos en nuestra cocina. El aislante extiende el tiempo para que se congele el agua, al igual que un termo de agua caliente, mantiene mucho mas tiempo el agua a T° alta  pero .... finalmente cuando pase el tiempo suficiente el agua se enfriará. 

¿Qué aislamiento necesito? ¿Dé que espesor? ¿Cuántas horas de protección obtendré? Todo depende de variables como la T° mínima, diámetro de cañería, el caudal, etc..... pero no te preocupes, nosotros te ayudaremos a resolver esto. 

 

¿Qué hacer si se congelan las cañerías?

Lo primero es evitar llegar a esta condición, pero si ya estamos allí hay que solucionarlo. Lo primero que hacer si se congelan las tuberías es averiguar en qué tramo está el tapón de hielo. Para ello, lo que debes hacer es abrir las válvulas uno a uno. Cuando en una de ellas no fluya agua, habrás encontrado el tramo afectado.

A continuación, debes descongelar el agua estancada. Si es en el interior, un calefactor de aire puede servir. Suelen tener una potencia alta y descongelan sin afectar a la salud de la tubería. Si la rotura es en el exterior, usa paños de agua caliente. Te llevará más tiempo, pero la tubería se descongelará. También puedes hacer esto con un soplete. Ten cuidado porque es una operación arriesgada. Recuerda que debes mantener el soplete en movimiento siempre y que no puedes usarlo en tuberías de PVC. Solo en tubos metálicos..

La solución definitiva para evitar el congelamiento

El milagro se logra combinando dos elementos, una que ya vimos, la aislación térmica y el segundo...... cintas calefactoras autoreguladas. 

Con un diseño adecuado de estos dos elementos, se puede asegurar que jamás se congele ninguna cañería.  Imagine el piping de redes de incendio, éstas jamas se pueden congelar y dejar de estar operativas frente a un siniestro, o en situaciones tan cotidianas como quedarnos sin agua potable o agua para nuestro proceso productivo. 

No podemos controlar el clima, pero si podemos decidir que el clima no afecte nuestras  líneas críticas.  

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso..